domingo, 25 de marzo de 2012

Contramina de San José Bajo

 Melilla1846
Si desgajáramos la fortificación del terreno rocoso de Melilla, coincidiendo con el extremo inferior de la máxima pendiente y la máxima inclinación, en el interior del Baluarte de San José Bajo y situado en la antigua escarpa del emplazamiento fortificado que da a la actual calle Francisco de Miranda, se abre una poterna de acceso al corredor que surcan los muros del Segundo Recinto Fortificado de Melilla.
 
Melilla 1699
Esta excavación subterránea en galería aparece cartografiada por primera vez en un documento del año 1699. Cuando se realiza la cava o foso del Hornabeque se había practicado también una contramina en el perímetro amurallado de la antigua Alafia y, en el extremo este donde coincidían los acantilados con las arenas de la playa del Mantelete, se abría una puerta de acceso a las contramina en el baluarte, acabando hoy en día en el túnel de San Fernando. Esta galería o contramina es considerada la más antigua de la ciudad, excavada en la roca aprovechando unos antiguos silos de grano prehispánicos en forma de taza invertida denominado matimoras o agadir. Este perímetro fortificado al que aludimos fue reformado con baluartes sufriendo nuevas transformaciones en 1790 al ampliar su capacidad artillera y mostrarnos el estado en que se encuentra actualmente.

La fisonomía actual de la fortificación es iniciada a partir de 1714, cuando los ingenieros Pedro Borrás y Juan Martín Zermeño aplican en los recintos las nuevas técnicas abaluartadas procedentes de la escuela de fortificación hispano-flamenca. Pedro Borrás transforma a partir de 1716 el antiguo Hornabeque en un frente abaluartado perfecto, con los dos baluartes de San Pedro y San José Alto que definen el Segundo Recinto. Todo el subsuelo de este recinto está excavado con galerías de comunicación, minas y contraminas que forman ramales de varios kilómetros de longitud y que tienen su arranque en la Mina Real que parte del Primer Recinto. Su misión era mantener a la ciudad a salvo de las minas enemigas que buscaban explotar cargas de pólvora (hornillos) debajo de las murallas para asaltar la fortaleza.

 Plano de la Contramina de San José Bajo
Inmediato a la base del muro del baluarte (noreste) existe una puerta de salida o acceso practicada en el siglo XX y que da paso a este sistema de mina. Partiendo del exterior encontramos a la derecha una puerta metálica donde tras de si se encuentra los ramales. De aquí parte el ramal norte-sur que moría en el antiguo foso hoy cegado, en el sur es continuación del anterior y en su recorrido intermedio se encuentra una estructura tipo matimora de planta circular usada como respiradero y hoy cegada. Según el plano topográfico que realizamos un grupo denominado “Amigos de Melilla La  Vieja” y que sirvió para ilustrar el PERI, el desarrollo se continuaría una veintena de metros hasta situarse en el corazón mismo del Baluarte. Una vez allí el subterráneo se bifurcaría en dirección este-oeste. El de sentido Este moriría en una vieja puerta hoy cegada, la de sentido oeste encontraría primero otra vieja matimora para después tornarse en galería pero esta vez ensanchada a lo largo de una quincena de metros para después volver a estrecharse durante otros diez metros y morir finalmente en el túnel de San Fernando, cortando esta galería se encuentra un corredor de evacuación de aguas que se desarrolla en paralelo con el túnel mismo.

Antes de llegar al túnel descubrimos unos conductos verticales con escalas excavadas  que servían de salida al antiguo camino de ronda superior sobre la falsa Braga.

2 comentarios:

aonin dijo...

gracias Jesus, por el blog.abrazo

Oscar dijo...

Buenas, muy buena la investigación y felicitaros por el buen trabajo que habéis realizado.Yo soy de Cádiz y aquí también tenemos minas y contraminas,desde niño estoy llevando a cabo una investigación para poder poner estas galerías de cara al publico y poder visitarlas.Les dejo mi web por si quieren echarle un vistazo.
www.lascuevasdemariamoco.jimdo.com