viernes, 13 de marzo de 2020

EL ESCUDO DE MELILLA


Por Francisco Mir Berlanga. Año 1978

Desde el 11 de marzo de 1913. Melilla viene usando, como Escudo Oficial de la Ciudad, el de la Casa Ducal de Medina Sidonia, que como se ha hecho constar en el Capítulo II, organizó y costeó la expedición, que dio como resultado, la Conquista de la Plaza.

Eran los Pérez de Guzmán, una de las familias más ilustres y poderosas de la Nobleza Andaluza, que habían prestado grandes servicios a los Reyes, en las largas luchas, a que dio lugar la Reconquista.

Duques de Medina Sidonia, Condes de Niebla, Señores de Sanlúcar, de Gibraltar y de otras muchas Villas, descendían del heroico defensor de Tarifa Guzmán el Bueno, por cuya razón, en la cimera de su escudo heráldico, figura una torre almenada, y sobre ella, su glorioso antepasado, en actitud de arrojar su puñal, consintiendo, la muerte de su hijo, antes de entregar la Plaza, cuya defensa le había sido confiada.

También procede del fundador de la Casa Ducal, el Dragón que campea al pie del Escudo, cuyo simbolismo, explica una antigua y curiosa leyenda: Encontrándose don Alonso Pérez de Guzmán el Bueno, en Fez, al servicio del Sultán Ben Yusef, hizo su aparición, por aquellos contornos, una terrible sierpe o dragón, alado. que tenía aterrorizados a los habitantes del país, entre los que causaba grandes estragos, devorando frecuentemente, a hombres y ganados.

Decidido a terminar con la fiera, y después de encomendarse al Apóstol Santiago, marchó Pérez de Guzmán a su encuentro, consiguiendo darle muerte, de una certera lanzada, cuando el Dragón, abriendo sus poderosas fauces, se disponía a abalanzarse contra él.

La Corte de Fez, celebró como se merecía, la hazaña del héroe castellano, que fue honrado y distinguido mientras vivió el Sultán. Pero a la muerte de Ben Yusef, tuvo dificultades con el nuevo Sultán Ben Yacob, envidioso del prestigio de que gozaba Pérez de Guzmán, por lo que éste, decidió dejar su servicio, regresando a España.

Por cierto, -según cuentan los Cronistas de la Casa de Medina Sidonia-, que para poder sacar su dinero de Marruecos, tuvo que acudir a la estratagema, de llevar en su impedimenta, varias cargas de higos, en los que previamente había introducido en cada uno de ellos, una dobla de oro.

Descendiente directo de Guzmán el Bueno, fue don Juan Alonso de Guzmán, Señor de Medina Sidonia y Sanlúcar, que casó con doña Beatriz de Castilla y Ponce de León, hija del Rey don Enrique 11, quien la dio por Dote, el Condado de Niebla, que por este enlace, entró en el patrimonio de los Medina Sidonia. Desde entonces, el título de Conde de Niebla, es usado por los primogénitos de la Casa.

También, como consecuencia de dicho matrimonio, los Pérez de Guzmán, incorporaron a su escudo, los Castillos y Leones, propios de la Casa Real de Castilla, como descendientes de ella, a través de doña Beatriz, hija y nieta de Reyes.

En 1445, don Juan 11, -padre de Isabel la Católica- concedió el título de Duque de Medina Sidonia, al 111 Conde de Niebla, don Juan Alonso de Guzmán y Figueroa, quien añadió a sus Armas, la Corona Ducal, quedando definitivamente formado el Escudo de los Duques de Medina Sidonia, tal como lo conocemos en la actualidad.

Hasta principios del presente Siglo, Melilla no tuvo Escudo propio, usándose en los documentos oficiales el Escudo Nacional. Y si bien en diversos lugares de la Ciudad Vieja, existen Escudos de piedra, artísticamente labrados, son Escudos Reales, correspondientes a los distintos Monarcas, bajo cuyo reinado, se terminaron las obras o construcciones, donde están colocados.
El 11 de marzo de 1915, un Real Decreto, del Rey, don Alfonso XIII dispuso lo siguiente:
"Queriendo dar una prueba de Mi Real Aprecio a la Plaza de Melilla, y en atención a los próceres de la Casa Ducal de Medina Sidonia, que fueron los que organizaron la expedición, que dio por resultado la Conquista de la misma, de la que se titularon Capitanes Generales, y de acuerdo con mi Consejo de Ministros.
Vengo en conceder a la Plaza de Melilla, el uso del Escudo Oficial de la Casa Ducal de Medina Sidonia".
El Real Decreto, que lleva la firma de don Alfonso XIII, está refrendado por el Presidente del Consejo de Ministros, don Álvaro de Figueroa, Conde de Romanones.


Descripción del Escudo de Armas de Melilla.

Tiene Corona Ducal, que señorea Guzmán el Bueno, en actitud de lanzar un puñal, desde el Castillo de Tarifa. Lo sostienen, las columnas del Estrecho de Hércules, con la inscripción “Non Plus Ultra”.

Armas: Sobre campo de azur, dos calderas jaqueladas en oro y gules, gringoladas de siete  serpientes en sinople, puestas al palo.

Bordura de las Armas Reales de Castilla y de León, de nueve piezas de gules, con Castillos de oro, alternadas, con nueve piezas de plata con Leones de gules.

Divisa: En su parte superior, detrás del Castillo de Tarifa, una cinta alada con la leyenda "Preferre Parriam Liberis Parentem Decet". (Conviene anteponer la Patria a la familia).

Al pie del escudo, pero fuera de él, un Dragón en sinople. (1).

A este noble y bello escudo, que los Medina Sidonia forjaron a lo largo de los Siglos, Melilla añadió, por méritos propios, los honrosos títulos de "Valerosa, Humanitaria y Muy Caritativa Ciudad de Melilla, Adelantada del Movimiento Nacional."

(1) -Para la más fácil distinción de los colores del Escudo, nos permitimos indicar, que en Heráldica, azur significa azul, oro-amarillo, gules-rojo, y sinople-verde.

Calderas jaqueladas, quiere decir ajedrezadas. La expresión "puestas al palo", equivale, a puestas una debajo de otra, en el mismo eje.

Gringoladas es lo mismo que rematadas o terminadas.

domingo, 7 de abril de 2019

Rusadir Melilla Actual



La Filmoteca de Cataluña nos ofrece un magnífico cortometraje titulado “Rusadir Melilla Actual” (1958) realizada por Hermic Films (1940-1977), productora cinematográfica fundada por Manuel Hernández Sanjuán (1915-2008), con más de 200 cortometrajes, de esta pioneras en documentales coloniales.

lunes, 7 de agosto de 2017

Rehabilitación de la Iglesia de la Purísima



Imágenes de la rehabilitación de la Iglesia de la Purísima Concepción situada en Melilla la Vieja tras el terremoto de enero de 2016.


martes, 17 de enero de 2017

In memory Juan Zozaya Stabel-Hansen



Ayer por la tarde perdimos a un gran maestro de la historia, Juan Zozaya Stabel-Hansen, hijo de Antonio Zozaya You y uno de los grandes creadores de la Arqueología Medieval española. Una gran persona y un profundo humanista. Su legado siempre será recordado por las nuevas generaciones agradecidas. Descanse en paz S.T.T.L.

Sus Publicaciones en dialnet. y en Academia.edu.

jueves, 4 de agosto de 2016

Melilla en la “Arquitectura europea más allá de Europa”:



Melilla en la “Arquitectura europea más allá de Europa”: Investigación Compartir y conocimientos sobre los procesos de difusión, datos históricos y legado material (siglos XIX al XX).



COST (Cooperación Europea en Ciencia y Tecnología) es uno de los instrumentos europeos de más larga duración que apoyan la cooperación entre los estudiosos de toda Europa.

Esta acción de la arquitectura europea más allá de Europa, tiene como objetivo producir una comprensión más amplia de la difusión mundial de la arquitectura europea en todos los imperios durante el siglos XIX y XX, centrándose en sus vectores, las conexiones, la semántica y la materialidad en una gran variedad de contextos geográficos y lingüísticos que participan entornos occidentales y no occidentales. Se postula que el canal colonial bilateral (por ejemplo, la arquitectura francesa en Argelia o la arquitectura británica en la India), pero representa un aspecto de una multifacética historia más grande. Mediante la combinación de historia de la arquitectura con conocimientos estudios de áreas, la intención es mapear y analizar más los complejos patrones de difusión y relaciones de cruce de fronteras. Más allá de la arquitectura, el desafío consiste en contribuir a la redacción de una historia global de la cultura europea moderna, incluyendo expansiones en el extranjero y la dinámica transnacional en su ámbito. A tal fin, la presente Acción propone unir esfuerzos a nivel europeo en colaboración con investigadores no europeos. Un resultado importante será el desarrollo de los recursos digitales precisos sobre el tema, como un primer paso hacia la construcción de una infraestructura de investigación.

El proyecto permitió la creación de una comunidad internacional de estudiosos de más de 15 países europeos y países socios, como Australia, Argentina, Argelia e Israel. Dentro del equipo de investigadores Español participan los Doctores melillenses D. Antonio BravoNieto, Dª. Rosario Camacho Martínez, situando a Melilla en la investigación de la arquitectura europea.

La acción COST también dio lugar a ABE Journal, una línea editorial, de acceso abierto publicación que ha sido recientemente aceptado para su inclusión en revues.org. En la revista, apoyado por el Instituto Nacional de Ciencias Humanas y Sociales (INSHS) del CNRS y editada por el laboratorio InVisu (CNRS / INHA), podemos apreciar la diversidad de puntos de vista, métodos, y en particular las perspectivas interculturales y transnacionales de la acción de arquitectura europea más allá de Europa.

domingo, 3 de abril de 2016

In memory Claudio Barrio


Publicado en el Melilla Hoy por Antonio Bravo Nieto



 Ayer nos dejó definitivamente el historiador Claudio Antonio Barrio Fernández de Luco. Son momentos en los que se percibe realmente el vértigo del paso del tiempo y cuando el peligro del olvido y la desmemoria acechan más que nunca. Alguien con su personalidad y con una trayectoria vinculada a la cultura en general y a la historia de Melilla en particular, debe ser recordado, y por esta razón traigo aquí las palabras que le dirigí en un momento especial de su vida: su nombramiento como Protector del Patrimonio en Melilla, en el año 2007.


 Escribo en presente porque mi idea es que le recordemos como alguien vivo y que sus palabras y trabajo sigan resonando en los ámbitos en los que se movió. Claudio ha vivido en Melilla 40 años de su vida, por lo que ha sido un melillense de elección y corazón. Y lo seguirás siendo. Pero antes de llegar a Melilla ya poseías una trayectoria singular. Cualquiera que se acerca a conocerte, ya percibe que eres un vasco abierto a la universalidad. Tu enorme formación humanística (apabullante más bien), que es la característica que desde luego mejor te define, la adquiriste en tu época universitaria, y la histona llegó a infiltrarse en tus venas, y creo que ya nunca salió de ellas. Que optaras y obtuvieras una cátedra de instituto era el escape lógico de tu pasión, pero situarte en la antigua provincia del Sahara Español, como director de los institutos de Villa Cisneros y del Aaiún es consecuencia de tu insaciable curiosidad por todo. Esta estancia sahariana te permitió pasar a la acción. Ya no solamente te interesaba la histona, es que pasabas a ser un actor de ella y como tal tuviste la suerte de vivir en directo el final trágico (o bufo) de aquello que se ha denominado como descolonización. Conociste a altas personalidades del momento, tanto españolas como marroquíes, y te formaste una idea de aquella situación que has dejado inédita, aunque te la hemos oído en más de una ocasión.


Claudio Antonio Barrio Fernández de Luco (1927-2016)


 Al poco de tu llegada a Melilla, allá por el año 1976, ya lucias una alta condecoración, eras ni más ni menos Comendador de la Orden de África, lo que te confería una dignidad de ecos casi medievales, pero no eres tú persona de lucir condecoraciones ni medallas, así que supongo que la guardaste en un cajón. Cuando llegas a Melilla, empiezas a pulsar el ambiente cultural de esta ciudad. Ves cosas increíbles en tu nuevo destino que devoras con avidez. Lo que más le impresiona es el Modernismo, y no dejas de advertir a todo el que te quería oír sobre la necesidad de conservarlo y difundirlo. Realmente encuentras acomodo perfecto en la Asociación de Estudios Melillenses, entidad de la que has formado parte desde sus inicios y en la que siempre te has sentido identificado. Y allí continúa tu legado y tu recuerdo.


 No eres un historiador convencional, que son bastante aburridos por cierto, y en ti la pasión y el tesón son partes fundamentales de tu idea de la historia. Y sobre todo de la historia de Melilla Tu bagaje clásico, te ha hecho intuir capítulos de nuestro pasado sobre los que no tenemos fuentes documentales. Tus narraciones siguiendo a SaIustio, en las que queríamos ver las ruinas romanas de Taxuda siguiendo el rastro de los caracoles, tenían el poder de la seducción, al menos para mí. El origen griego de Melilla - la Melilla que Ves tan clara- y todas esas historias que vives (y lo digo así de rotundo, que vives), ya las has plasmado en tu libro Melilla Mítica (2004), obra por la que luchaste con tesón y en la que ilusionaste a otros amigos que te ayudaron y que finalmente vio la luz con una edición que asumiste tu mismo.


 Yo creo que tu pasión por la historia te lleva no solo a estudiar los hechos y las obras, te lleva también a verlas y poseerlas, pero no de forma celosa, porque tienes la virtud de intentar publicar aquello que estudias. Por esa razón has publicado incansablemente sobre las monedas que tanto amas, y has escrito un libro tan sugerente y tan oportuno como el de Joyas del Rif, trabajo tan heterodoxo come imprescindible en el conocimiento de esta cultura.


 Pero hay más, habría que recordar cómo, hace años y en parte gracias a tus gestiones, la ciudad pudo adquirir un patrimonio fundamental de monedas almohades. A alguien le tiene que tocar contar los hechos, así que has enriquecido el patrimonio de Melilla con tus aportaciones y con tu trabajo; me consta. Y por supuesto citar a las generaciones de alumnos que han podido vivir la historia gracias a ti en el Instituto Enrique Nieto (que lleva su nombre por tu iniciativa), porque hoy día, amigo Claudia, ese es un trabajo que sí que cuesta que se reconozca. En ti los melillenses pueden ver reflejados los caracteres de tus pensamientos y tus acciones. Se puede estar de acuerdo contigo o no, pero al final emerge aquello que es realmente importante: la pasión por las cosas y la honestidad.


 Tampoco quiero olvidar que eres una persona comprometida con esta sociedad melillense, nunca en puestos de responsabilidad, y no has ocultado cuáles son tus sensibilidades humanas, sociales, culturales y educativas. Y eso te honra, sobre todo por la libertad que siempre has tenido en proclamarlas. Creo que todos estarán de acuerdo en que formas parte del reducido núcleo de personas que ha sabido ganarse el respeto de esta colectividad. (Melilla 25 de enero de 2007). Te recordamos, 2 de abril de 2016.